Francisco Bellina, nació en Castellana (Sicilia), el 25 de abril de 1912, en el hogar cristiano formado por Juan Bellina y Calógera Bencivinni.

A los 15 años recibió el llamado de Dios e ingresó a la Orden de Hermanos Menores Capuchinos, donde toma el nombre de Guillermo de Castellana.

El 25 de Julio de 1929 hizo los primeros votos religiosos; el 29 de Junio de 1937 recibió la ordenación sacerdotal.

Se doctoró en filosofía y ciencias sociológicas en la Universidad Gregoriana de Roma, donde presentó su Tesis Titulada: “Las Bases Filosóficas del Comunismo, en el pensamiento de su más grande crítico”.

Participa en tres congresos internacionales de Filosofía: En Roma (1944), en Mendoza – Argentina (1947), en Barcelona – España (1949).

Su sensibilidad y predilección por la niñez y la juventud desprotegida, lo llevaron a emprender obras sociales, primero en su barrio marginado de Palermo, donde se dedicó a la educación integral de las niñas al amparo de María Goretti. Con el grupo de niñas viajó a Roma al acto de Canonización de la Santa por el Papa Pío XII, el 25 de Junio de 1950.

En 1951, obedeciendo a sus superiores, dejó su obra en Palermo y viajó a Colombia. En Pasto inició su apostolado y consciente del problema socioeconómico por el cual atravesaban las niñas y jovencitas de las escuelas, organizó en 1954 el Taller María Goretti con el fin de educar y elevar su nivel de vida.

Fundó la Asociación Escolar María Goretti y emprendió su lucha por la construcción de un local propio.

Con el apoyo del Gobierno Holandés construyó “El Edificio Holanda” para el Centro de Estudios Superiores María Goretti, CESMAG, y lo inauguró en 1980 con la asistencia del Presidente Dr. Julio Cesar Turbay Ayala.

ESCRITOS:

• “Filosofía Personalizante y Humanizadora del Centro de Estudios Superiores María Goretti”.
• “Las Bienaventuranzas de la Mujer”.
• “Vida del cristiano es una vida de espera”.

DISTINCIONES Y CONDECORACIONES:

• “Premio Alejandro Ángel Escobar”, a su obra benéfica.
• “Medalla de oro Camilo Torres” del Gobierno Nacional.
• “Medalla al Merito Ciudad de Pasto”.
• “Orden de la Gran Cruz”, de la Alcaldía de Pasto.
• “Medalla Sebastián de Belalcazar”.
• Condecoración “El Ejecutivo del Año” en 1982.
• Reconocimiento de la Santa Sede con la insignia “Pro Ecclesiaet Pontífice”.
• “Trofeo del Impulsor Social “.

Cumplió un proceso revolucionario en el campo educativo, siguiendo los postulados de San Francisco de Asís y colocando como modelo de vida cristiana, castidad y heroísmo a Santa María Goretti.

A pesar de su carácter fuerte con que exigía responsabilidad, justicia, honestidad a quienes colaboraba en su obra, tenía carisma y capacidad para tornarse en amigo de confianza, consejero, padre cariñoso que perdona y pide perdón.

El 30 de julio de 1986 atendió el llamado definitivo de Dios.